Era hijo de José

"Cuando habla cara a cara con José, le habló, acaso, según una opinión común y no según la verdad al decirle: No temas recibir a María como esposa. Además ¿por qué hacer descender la genealogía de Cristo hasta José sino para expresar que su matrimonio era verdadero, en el que es cabeza el varón? Esto fue lo que dije en el libro que tú refutas; pero no te has atrevido a tocar este pasaje. Dice del Señor el evangelista San Lucas: Era, según se creía, hijo de José; y es porque los hombres creían era hijo de José según la carne, y el evangelista quiso destruir esta falsa opinión, sin negar, contra el testimonio del ángel, que María fuera su esposa" (Contra Juliano 5, 12, 47

Dos Madres

"Aquel juicio regio sobre la controversia surgida entre las dosmujeres no nos exhorta sino a combatir por la verdad, a alejar la hipocresía, cual falsa madre, del don espiritual de la Iglesia como de un hijo vivo ajeno, y a no tolerar que domine sobre la gracia concedida a otros ella que no pudo mantener la suya propia" (Sermón 10, 4).

Desea que crezca

"Pero no quiere que permanezcan carnales, pues también a la madre le gusta de nutrir a su pequeño, pero no desea que permanezca pequeño. Lo lleva su seno, lo cuida con sus manos, lo consuela con sus caricias, lo alimenta con su leche: todo esto hace al pequeño, pero desea que crezca, para no tener que hacer siempre esas cosas" (Sermón 23, 3).

Ser Como Madres

"Mirad al Apóstol; es mejor que le miremos a él, pues no tuvo reparo en llamarse madre cuando dice: Me hice pequeño en medio vosotros, como nodriza que cría a sus hijos. Hay nodrizas que ciertamente crían, pero no a hijos suyos. Igualmente existen madres que los confían a las nodrizas, y no crían personalmente a sus hijos" (Sermón 23, 3).

Retornó al corazón

"Por tanto, aquel hijo ya tenía contrito su corazón en la región de la miseria; a él había retornado para hacerlo trizas. Orgulloso había abandonado su corazón y airado había retornado a él. Se airó para castigarse, para castigar su propia maldad; había retornado para merecer la bondad del padre" (Sermón 112 A, 5).

Descansar para sufrir

"En cambio, tú quieres descansar para sufrir fatiga, siendo así que deberías sufrir fatiga para descansar. Se te dice: Honra a tu padre y a tu madre; tú, en cambio, haces a tus padres la afrenta que no quieres sufrir de tus hijos. Se te dice: No matarás; tú, sin embargo, quieres matar a tu enemigo, y quizá tal vez no lo haces por temor al juez humano, no porque pienses en Dios" (Sermón 9, 3).

Mujer Única

"Hablar de ella como de una espectadora es poco, pues nos ha llenado de admiración, sobre todo, el verla como animadora. Fue más fecunda en virtudes que en hijos al ver combatir a aquellos en quienes ella misma combatía; al vencer todos ellos, ella misma vencía. Mujer única, madre única" (Sermón 301, 1).


LOS HIJOS ALABAN

"¿Entre quiénes hay que contarlos? ¿Entre los perseguidores o entre los hijos de los mártires? Cuando se les prohibieron los bailes, se hicieron presentes y originaron un motín. Los hijos alaban, los perseguidores bailan; los hijos cantan himnos, los otros organizan banquetes" (Sermón 305 A, 4).

Ama a Cristo

 

"Nadie, pues, ame al padre, a la madre, a los hijos, a la esposa, más que a Cristo. Nadie ame más que a Cristo, nadie ame como a Cristo a esas mismas personas a las que es justo amar, a las que la piedad exige que se las ame y a las que es pecado no amar. Si alguien las ama más o menos que a Cristo hay que decir que las ama conforme al modo recto de amar, aunque no conforme a la medida del amor. ¿Qué significa que las ama conforme al modo recto de amar, aunque no conforme a la medida del amor? Esto: que su amor no es carnal, sino espiritual. Pero tú no las ames así, esto es, con un mismo e igual amor. Porque es pecado no solo amar a alguien más que a Cristo, sino también no amar a Cristo más que a cualquier otra persona" (Sermón 65 A, 11).

Imagen del Padre

"Un hijo ostenta la imagen de su padre y es lo mismo que su padre, pues es hombre como su padre. En cambio, en un espejo, tu imagen no es lo mismo que tú. Una cosa es tu imagen en tu hijo y otra en el espejo. En el hijo está tu imagen según la igualdad de la sustancia; en cambio, en el espejo, ¡cuán lejos queda de tu sustancia! Y con todo, hay una cierta imagen tuya, aunque no es tal como la que se da en el hijo, según la sustancia" (Sermón 9, 9).

Consiervos

"Esto hicieron nuestros predecesores, miembros de su familia, nuestros padres, sí, pero también consiervos nuestros. Y nunca nos habría mandado Dios que realizáramos esto, si lo creyera imposible de realizar para el hombre. Y tú, al ver tu debilidad, ¿te acobardarás ante este precepto?" (Comentario al salmo 56, 1).

Corregir

"¿Qué ha podido darte tu padre, hasta llegar a corregirte, a azotarte, a utilizar el látigo y a pegarte? ¿Acaso pudo otorgarte una vida sin fin?... Y golpeó al hijo por temor a que se perdiese el fruto de sus fatigas; por haberle dejado lo que ni podía retener aquí ni llevar consigo. Nada te dejó aquí que pudiera seguir perteneciéndole. Desapareció él, para que así le sucedieras tú. Tu Dios, tu redentor, tu domador, castigador y padre te castiga. ¿Con qué finalidad? Para que recibas una herencia, para lo cual no es preciso en este caso sepultar a tu padre" (Sermón 55, 5).